domingo, 30 de septiembre de 2007

ZAPATERO Y SU EXTERMINIO DEL CASTELLANO

El consejo de administración de la Corporación Catalana de Radio y Televisión (CCRTV) ha vetado a los colaboradores de programas de TV3 y Catalunya Ràdio que hablan en castellano. Es el caso de la escritora uruguaya Cristina Peri Rossi, tertuliana fija los dos últimos años. El director del programa le dijo que "no iba a cobrar por hablar en castellano durante la emisión del programa". Según El Mundo, el motivo no es otro que la aplicación de la Carta de Principios de la CCRTV, que obliga a los "locutores, entrevistadores y colaboradores fijos" a utilizar "siempre la lengua catalana cuando estén en antena".

A pesar de esta y otras limpiezas del castellano, el Gobierno dice que las lenguas cooficiales han sido discriminadas hasta ahora y tiene como preocupación el fomento y desarrollo de éstas. Para ello ha creado el Consejo de las Lenguas oficiales:

Real Decreto 905/2007, de 6 de julio, por el que se crean el Consejo de las Lenguas Oficiales en la Administración General del Estado y la Oficina para las Lenguas Oficiales:


"El establecimiento por la Constitución del carácter oficial de las lenguas de las comunidades autónomas, junto con el castellano, lengua oficial del Estado, en los respectivos territorios de aquéllas se ha vinculado, en la interpretación realizada por el Tribunal Constitucional, a lo que se conoce como principio de territorialidad de su carácter oficial. Esto significa que aquella declaración vincula a todos los poderes públicos radicados en los correspondientes territorios, incluidos, por tanto, los del Estado en sentido estricto.El Estado viene realizando un importante esfuerzo de adaptación a la existencia de lenguas oficiales distintas del castellano, especialmente en el ámbito de la organización y funcionamiento administrativo.


Los resultados prácticos, sin embargo, no siempre han sido satisfactorios.Por ello, el Gobierno considera necesario proceder a la creación de un Consejo de las Lenguas Oficiales en la Administración General del Estado que promueva que la actuación administrativa en dicho ámbito, en relación con las lenguas oficiales de las comunidades autónomas sea sistemática y coherente, para dar idónea solución a los problemas que se han detectado en este terreno. Para facilitar la actuación del Consejo y como órgano permanente de apoyo y asistencia al mismo, se considera necesario crear también una Oficina para las Lenguas Oficiales, adscrita a la Secretaría de Estado de Cooperación Territorial."


Este es un capitulo mas de la política lingüística de este Gobierno. En las regiones de régimen nazionalista-socialista el castellano es objeto de exterminio. En los medios de comunicación publicos, en los rótulos de establecimientos, en muchos colegios y guarderías, en la escuela judicial no debe utilizarse el castellano so pena quieras que te despidan del trabajo, que te caiga una multa administrativa, que te echen del colegio o de la escuela. Y el Gobierno en vez de adoptar medidas para el cumplimiento y garantía de los preceptos constitucionales de no discriminación por razón de lengua y del carácter oficial del castellano en toda España, se dedica a crear organos con el dinero de todos los contribuyentes para que observen posibles ataques a la cooficialidad de las lenguas de las regiones nacionalistas y para fomentar las mismas.

El miserable Zapatero ha fagocitado el arma que los nacionalistas siempre han utilizado, elevandola a categoría metafísica, para reclamar su soberanía. Los nacionalismos y Zapatero han ganado en su camino etnicista y soberanista una batalla más: la lingüística.

11 comentarios:

gutiforever dijo...

La inmersión linguística sólo es un botón de muestra del totalitarismo nazi que se ha impuesto en Cataluña y Vascongadas.
Lo terrible no es eso:lo terrible es que esto se produzca bajo el amaparo de un presidente nefasto,que ha conseguido poner en jaque a los cimientos de la nación,y que se esté cuestionando no sólo la unidad nacional y el modelo de Estado,si no hasta la propia jefatura del mismo.

El Cerrajero dijo...

Aunque sólo fuera por cuestiones prácticas, es de gilip*llas aniquilar el denominador común: el español.

Alberto Esteban dijo...

Tema muy interesante el que tratas. Y el problema es que yo no le veo una solución ni siquiera con un gobierno del PP.

Saludos

ZapatoVelozz dijo...

La cuestión lingüística le pasará factura a catalanes, vascos y gallegos, en cuestión de pocos años.

No se dan cuenta que el español es un idioma, junto con el ingles, universal. Si sabes español e ingles, te puedes defender casi en cualquier parte del mundo.

Sinembargo, estos paletos, ¿donde qreen que pueden ir con sus "dialectillos pueblerinos"?. Solo en sus minúsculas "nacioncillas" podrán comunicarse. Un niño catalan de la actualidad, cuando sea mayor no sabrá español (a no ser que lo estudie en privado), lo que le hará complicado comunicarse con gente de sus propio pais, España.

Schwan dijo...

Pero es que no se queda ahí, sino que el Consejo de Administración de la CCRTV también ha dado el visto bueno a cuatro directrices de política lingüística.

1.- La primera, contempla que las piezas cortas de ficción deben ir como las largas, es decir, subtituladas en catalán.

2.- Los reportajes o documentales deben incorporar una voz en off en lengua catalana.

3.- En las entrevistas, el castellano no se puede utilizar como lengua puente. Y

4.- Los anuncios gratuitos siempre deben emitirse en catalán, nunca en otro idioma.

Adamantio dijo...

Dentro de poco habrá españoles que balbuceen castellano... una auténtica vergüenza, ya que es uno de los idiomas con más futuro a nivel internacional.

La inersión lingüística es deplorable... y la pasividad ante élla, aún más.

Republica Rojigualda dijo...

La marginación al castellano es muy anterior a Zapo, Decentes. Se remonta a la época en la que Pujol decidió saltarse a la torera su propio estatuto, la época del manifiesto de los 2300, del secuestro de Federico y del tiro en la pierna por parte de Terra Lliure, satirizado por la progresía mediática como "el piernicidio"... Ahora ya ni siquiera los escolares catalanes pueden hablar castellano en los recreos. A eso se le llama libertad.

Lo más triste es que la marginación al castellano no solo se produce en las "nazionalidades" sino en toda España. Tenemos que usar a la fuerza los topónimos de las lenguas vernáculas (Girona, Lleida, A Coruña, Gasteiz...) además de los nombres de las instituciones y cargos (Generalitat, Xunta, president, conseller...) ¡Ya está bien! Y luego se te echan encima si dices Arturo Más en vez de Artur, pero si ellos dicen Joan Carles en vez de Juan Carlos, no pasa nada. Panda de hipócritas. Recuperemos nuestro patrimonio lingüístico. ¡Bilingüismo ya!

Decentes dijo...

Esta claro que el exterminio del castellano viene del principio de la democracia cuando se les dejo hacer en este campo a los nacionalistas.Pero hoy,con la legitimacion gubernamental,la cosa ha tomado tintes mas totalitarios y etnicistas.

Gracias por la aportacion,Schwan.

Saludos a todos

Zapato Viejo dijo...

Sobre lo de Peri Rossi yo más bien me inclinaría por esta visión. Lee aquí:

Cristina Peri Rossi: Una Ultra Despedida por Ultras

Aguador dijo...

Amigo Decentes:

... y sin embargo, si alguien se da una vuelta por una ciudad catalana cualquiera, verá que los rótulos en árabe ni se tocan. Casualidad, ¿no?

Saludos,
Aguador

Anónimo dijo...

Señores, el que a hierro mata a hierro muere. El estado español hizo cosas peores contra las lenguas de la peninsula, hasta el punto de dejar al borde de la extincion a algunas de ellas.
¿Acaso es malo el nacionalismo o solo lo es el de las "regiones historicas"?¿Acaso ustedes no son nacionalistas españoles?
El mejor castigo que tendria España seria la independencia de esas "regiones" como ustedes las llaman pero que en realidad son NACIONES que tuvieron la desdicha de caer hace siglos dentro del dominio del centro de la peninsula.
Y no se crean que el español es un idioma tan relevante ya que de los 400 millones que lo hablan 360 millones pertenecen a paises del tercer mundo. No, no se equivoquen, el idioma del futuro no es el español.