martes, 13 de noviembre de 2007

DERECHO DE CORRECCIÓN DE LOS PADRES.


En la sociedad española actual, el Derecho de familia, y la familia en sí misma, está sufriendo un cambio radical que empieza a cobrar tintes muy peligrosos.



La familia de antaño, se caracterizaba, por el poder absoluto y absolutista del "Pater Familias", éste, el cabeza de familia, contaba con la máxima autoridad sobre la esposa e hijos, que nadie se atrevía a desautorizar, era el dueño y señor, el que ordenaba y disponía y esto con el beneplácito y la autorización de la ley. Posteriormente, la familia se fue "democratizando", de manera que el Pater Familias, deja de ocupar tan excelsa posición, y se configuró la Patria Potestad, como una potestad compartida, entre ambos cónyuges, entre ambos progenitores. La supuesta democratización de la familia, se ha ido después desvirtuando, hasta tal punto que la patria potestad ha quedado desnaturalizada, y parece que en los últimos tiempos los hijos, mandan más que los padres, y que éstos son los que deben obediencia a los primeros.



Hace unas semanas, saltaba la siguiente noticia a los medios de comunicación:



"Un Juez absuelve a un padre que abofeteó a su hija porque tiene "Derecho de corregirla".


El Juzgado de lo Penal, Nº 1 de Santander, ha absuelto a un hombre acusado de malos tratos por el Ministerio Fiscal por haber propinado una bofetada a su hija, porque considera que forma parte de su derecho a corregir a los hijos, que el Código Civil reconoce a todos los padres.



La sentencia declara probado que el acusado, R.C.A.S, propinó el pasado 24 de julio una bofetada a su hija de 13 años cuándo esta salió en defensa de su madre en una fuerte "discusión familiar". Sin embargo, el magistrado que juzgo el caso también incluye como hechos probados que la bofetada no causó lesiones a la menor y que el padre le dio ese tortazo a la hija porque "le faltó el debido respeto".



El magistrado, considera que sin otras circunstancias, el bofetón no basta para condenar, porque esa conducta queda amparada por el derecho de corrección que, como una manifestación de la patria potestad, viene reconocido a todo padre en el Código Civil"







Quede claro, que desde este Blog, defendemos la vía del dialogo previa al "bofetón". Entendemos que se debe hacer comprender a los menores, la maldad de una acción determinada por la vía de la palabra, pero también entendemos, que en determinadas ocasiones esto no es suficiente, y así, cuándo habiéndose utilizado vías alternativas los menores no quieren escuchar ni comprender, no vemos el mal que pueda causar un cachete a tiempo. No conocemos a nadie que haya quedado traumatizado por haber recibido una colleja en tiempo adecuado y a decir verdad, esto es lo que merecen y necesitan en determinadas ocasiones los niños.



No es la 1ª vez, que se abre el debate en un Juicio por este asunto, ni la 1ª que unos hijos llevan a juicio a sus padres por haberles dado una bofetada, ni será la última en los tiempos que corren. En 2004, una mujer fue absuelta por propinar dos bofetadas a su hija ante la negativa de esta a comer; pero peor suerte corrió en el mismo año, un padre denunciado por sus hijos, y condenado por un Juzgado de Lérida, por haberles dado una bofetada, al llegar tarde varias veces a casa.



No creemos que un padre merezca ser juzgado y tratado como un delincuente por sus propios hijos y por la justicia, por el simple hecho de perder los nervios y dar una bofetada a sus hijos, ante la reiterada sublevación de éstos, empeñados en llegar a casa más tarde de la hora fijada por sus padres. Creemos que los padres, deben fijar unas normas a cumplir por sus hijos, unas ciertas reglas, y límites de convivencia, que éstos están obligados, moral y legalmente a aceptar y cumplir, y que en caso contrario, deberán los hijos, asumir las consecuencias.



Actualmente, sólo se habla de los Derechos de los niños, y solo a esto se les enseña, los niños de hoy día, están adoctrinados en este sentido, y sacan el pie del tiesto con bastante frecuencia. Es cierto, que a los niños se les debe garantizar una serie de Derechos, pero no menos cierto es que se les debe enseñar a tener una serie de obligaciones y responsabilidades, se les debe educar en una serie de valores y enseñarles a vivir en los mismos, cumpliéndolos, y por supuesto, deben aprender a no confundir LIBERTAD CON LIBERTINAJE.



Lo más absurdo que se llegó a escuchar con motivo de la resolución judicial referida, es que el Defensor de Menores de la Comunidad de Madrid, pretende, con el apoyo de otras instituciones de defensa del menor, obtener la total supresión del inciso último del Artículo 154 del Código Civil que dispone que los padres "Podrán corregir razonable y moderadamente a los hijos".



¿Si los padres no pueden corregir a los hijos, cómo les van a educar?, esto es de un absurdo intolerable. Alegan dichas instituciones, que este precepto puede dar lugar a interpretaciones subjetivas e incluso a amparar el maltrato físico; pero lo cierto, es que el tenor literal del código habla de "Corrección razonable y moderada", y por tanto no puede dar lugar a confusión, puede amparar el cachete oportuno, pero en ningún caso, las lesiones o maltrato.



¿Qué será lo próximo, prohibir los castigos de no ver la TV o de no salir de casa hasta terminar los deberes, por poder producir a los menores daños psicológicos?, ¿Cuál será el paso siguiente, suprimir el Artículo 155.1 Cc ("Los hijos, deben obedecer a sus padres mientras permanezcan bajo su patria potestad y respetarles siempre"), alegando que implica recortes a su libertad o que es una sumisión del débil al fuerte?, ¿Qué pretenden, que los padres deleguen su Derecho- Deber de educar y procurar una formación integral a sus hijos en el Estado?.



--------------------------------------------------------------------------------



Si tenéis tiempo, no dejéis de ver y oír el punto de vista de Emilio Calatayud, Juez de Menores de Granada, que con toques de humor, dice grandes verdades, para concluir proponiendo "A los padres que sean padres, que ejerzan de padres y no de colegas; a la escuela que se pongan las pilas, que incorporen profesionales que puedan resolver los conflictos dentro, los que sean de su competencia; que se establezcan unos buenos mecanismos de colaboración y denuncia entre servicios sociales, escuela y justicia; a la sociedad que no sea hipócrita; al legislador que sea coherente, que no proteja más a los cangrejos del río que a los niños y que de normas coherentes; y compromiso social, en materia de menores estamos implicados todos ":








15 comentarios:

Decentes dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Marta dijo...

Sin duda la evolución de la familia en los últimos tiempos, está cobrando tintes muy peligrosos, para el núcleo familiar y para la sociedad en general.

Se ha pasado del más puro absolutismo a la máxima dejación de funciones por parte de los padres, que cuándo quieren darse cuenta es demasiado tarde y las consecuencias irreversibles. ¿Es que nunca aprenderemos que en el punto medio está la virtud?.

Que bueno el Juez de Menores, y cuántas verdades dice en poco menos de 20 minutos...Muchos padres, de esos que optan por ser colegas de sus hijos, y que optan por banalizarlo todo, deberían escuchar la intervención de este señor y aprender bien el mensaje del Decálogo para formar delincuentes, antes de que sea demasiado tarde!!!!

Abrazos

Hartos de ZPorky dijo...

Progres. Los mismos que luego van al colegio y le sueltan al profesor que "no puedo con él/ella". Pero de disciplinarlos nada, que eso es muy facha. Vivimos una época decadente. Personalmente le arrearé dos sopapos a mi hijo cuando lo merezca, eso si procuraré hacerlo en la intimidad del hogar, no sea que algún gilipollas me denuncie. Cretinos que deberían estar inhabilitados para ser padres porque ni están preparados ni tienen responsabilidad denunciando a la gente que corrige, educa y forma a sus hijos. Eso ocurre en España. País de miserables. Y si mi hijo decidiera denunciarme aún lo tengo más fácil. A partir de ese momento se iba a hacer el Estado cargo de él.

Interruptor dijo...

Se habla de muchos derechos estúpidos pero no se habla del principal derecho que tienen los niños respecto a sus padres y es el derecho a ser formado como persona. Como padre, estoy plenamente convencido de que esa es mi mayor obligación para con mis hijos, formarlos como personas, y para ello me veo en la necesidad de darles muy de vez en cuando un cachete en el culo. Creo en la vía del diálogo y en el razonamiento, pero hay cosa que no se pueden razonar hasta llegar a ciertas edades y por tanto deben acatarlas sin más, y eso forma parte de su educación porque aprenden a acatar normas con las que pueden no estar de acuerdo, cosa que tendrán que hacer durante toda su vida.

Es evidente que un cachete no es lo mismo que el maltrato pero tampoco es difícil ver dónde está la diferencia.

El problema está en que no se educa en valores, y muchos de los actuales adultos no han sido educados en valores por sus padres y, por supuesto, no lo harán con sus hijos.

Opino, igual que Hartos deZPorky, que si un hijo mío me denunciase, aparte de sentir la profunda decepción y dolor de no haber sabido educarle y fracasar como padre, le explicaría que la familia no es una democracia, es una familia, y que si quiere vivir bajo mi techo tendrá que seguir mis normas igual que si quieres vivir en un país debes acatar su legislación. Si no quiere acatar mis normas, creo que hay centros de acogida que aún tienen plazas libres, que el estado se haga cargo de él.

Fin de los Tiempos dijo...

Quizás a los niños también habría que hablarles de sus obligaciones aparte de sus derechos, para que de una vez se enteren que la vida no es dejar los estudios y salir con los amigos.

Y la juez aún se pregunta si la niña merecía un tortazo cuando con 13 años lleva a su padre a juicio?

zetapolleces dijo...

Pocas cosas puedo agradecer a mis padres más que esos bofetones que me propinaban en mi infancia y en mi adolescencia. Que siempre fueron precedidos y seguidos de diálogo. Pero a veces, los críos no necesitan diálogo, sino límites.

Todo este rollo "progre" sólo sirvió para generar drogatas, vagos y maleducados.

Caballero ZP dijo...

Desde luego se ha intentado acabar con la familia y lo están consiguiendo, familias que hoy en día son culpables de en lo que se han convertido los jóvenes, no sé si a alguien le parecerá normar el comportamiento hoy en día de estos. Ojala hubiese mas jueces como el del video.

Adamantio dijo...

Otro ejemplo más de la batalla entre lo "legal" y lo "políticamente correcto".

Vamos a la deriva...

José Enrique Carrero-Blanco Martínez-Hombre dijo...

Desde mi corta experiencia profesional, puedo decir que, y con apoyo de profesionales más experimentados, y sobre todo con la Ley de violencia de género, se ha judicializado en exceso la vida familiar.

Y tampoco se debe llevar ante los Tribunales un castigo, aunque sea una bofetada, siempre que sea cumpliendo con su función correctora.

gutiforever dijo...

La evolución es peligrosísima,por que se están fabricando pequeños monstruos incapaces de admitir cualquier tipo de disciplina o educación,hasta el punto que no solo agreden a sus profesores,si no incluso a los propios padres.

LUIS AMÉZAGA dijo...

Antes se consideraba que los hijos eran de los padres, o de Dios, ahora del Estado. Siempre somos propiedad de alguien. Ese es el concepto a cambiar sin tener que poner cámaras de vigilancia en las cocinas.

Decentes dijo...

Totalmente de acuerdo con todos vosotros, gracias por vuestros comentarios.

Desde luego, los niños necesitan disciplina, que en ningún caso está reñida, con amor, comprensión y diálogo. Los Derechos de los niños, deben ser garantizados a los mismos, pero a su vez, es obligación de los padres, educarles, prestarles una formación integral, y para ello, es necesario que los niños aprendan que no todo vale, que para todo existen unas reglas, unas obligaciones y unas consecuencias por su incumplimiento. El niño ha de aprender a ser responsable de sus actos, porque de lo contrario, haremos de ellos, unos inútiles, siempre dependientes e incapaces de adaptarse a ningún trabajo, que requiera de ellos unas mínimas obligaciones, pues estarán demasiado acostumbrados a mandar y no a ser manadados.

Hartos de Zporky e Interruptor, estamos de acuerdo con vosotros, en lo que decis que haríais caso de ser denunciados por vuestros hijos, pero no os creais que es tan fácil. A los padres el Estado les puede retirar la custodia de los hijos, en ocasiones hasta con demasiada facilidad, pero al contrario, esos padres que no pueden con sus hijos, y piden ayuda del Estado por verse desesperados e incapacitados para continuar con la educación de sus hijos (Padres maltratados por sus hijos, padres de hijos drogadictos, padres de niños enfermos mentales...), no siempre lo tienen fácil, así es todo de incoherente.

Saludos a todos y de nuevo gracias a cada uno de vosotros por vuestros comentarios.

Anónimo dijo...

A don ZPorky, sinceramente, espero que no tengas hijos, por su bien... Con esa actitud a lo que más puedes aspirar es que cuando crezca te devuelva el mismo par de hostias. Y no es cuestión de ser de izquierdas para ser de esta opinión.
Por cierto Interruptor, consideras que educar en valores incluye el propinar dos sopapos?? Yo pensaba que eso de los valores iba más relacionado con el diálogo...
La violencia solo genera violencia. Acaso vuestro jefe os ha arreado dos tortas para que aprendais por contestarle?
Tengo 28 años, afortunadamente no me han dado nunca de tortas, y ni soy vaga, ni drogata ni maleante.

Monique Moustique dijo...

no serás drogata ni vaga, pero que toooonta eres, hija

Anónimo dijo...

Si el marido y la mujer son madre e hijo, el marido debe obedecer a su mujer, y la mujer puede pegar a su marido, pero sólo para corregirlo y educarlo. Si el marido y la mujer son padre e hija, la mujer debe obedecer a su marido, y el marido puede pegar a su mujer, pero sólo para corregirla y educarla. Eso es igualdad entre el hombre y la mujer y derecho de los padres a corregir y castigar física y/o psicológicamente a sus hijos de modo moderado y razonable.