sábado, 30 de junio de 2007

LA UNIVERSIDAD

La reforma llevada a cabo por los gobiernos socialistas de Felipe Gonzalez proporcionó a las universidades españolas una autonomía que jamás habían disfrutado antes,pero no ha servido para mejorar las prestaciones a los estudiantes.La "funcionarizacion" y la endogamia se manifestaron claramente en la desmesurada reacción contraria a los tímidos cambios que iniciaron después los gobiernos del Partido Popular.


De un lado, el Consejo de Universidades ,que es el máximo organo del sistema universitario con funciones de homologación y aprobación de planes de estudio,apertura de nuevas universidades,fijación de tasas, etc.. se ha convertido además en un instrumento para confundir política y docencia, en un freno a la libre competencia.Tendría que reformarse de inmediato la legislación que impone restricciones excesivas al establecimiento de nuevos centros universitarios privados y limitaciones injustificadas en su funcionamiento.


Cada universidad,por otro lado,viene gobernada por órganos que no proporcionan el escenario mas adecuado para aumentar la calidad: los Consejos Sociales están lejos de ser el cauce de participación de la sociedad en las universidades, y las Juntas de Gobierno se convierten en órganos sindicalizados, mas atentos a los pactos políticos, a las reivindicaciones no educativas, que a la organización adecuada de la docencia.

7 comentarios:

Alberto Esteban dijo...

Aquí en Valladolid hay algunjas asociaciones de estudiantes, una de ellas muy afin al PP, que cobran subvenciones por no hacer nada. En la revista que nosotros publicamos en la facultad, yo he escrito en el último número un editorial en que hablaba someramente de la idea que tú quieres transmitir en tu post. Un saludo.

rs dijo...

Totalmente de acuerdo contigo Decentes, sería aconsejable una reforma de la legislación universitaria, y sería bueno, que en la misma, se despolitizara en la medida de lo posible a la Universidad, y pasaran a preocuparse por temas de mayor relevancia, como la docencia en sí misma, o la promoción de la Investigación y de la Técnica.

Saludos

biol dijo...

El cambio de legislación es una pérdida de tiempo.
Por un lado tenemos unos docentes disfrutando de su puesto de funcionarios (o enchufados), y por otro unos estudiantes que sólo se preocupan de obtener un título (=salvoconducto para hacerse funcionarios) sin importarles la calidad de la ense*anza. Total, para hacerse las oposiciones no hace falta estar cualificado.
La Universidad Espa*ola apareció en The Economist hace un par de a*os como ejemplo de endogamia y de lo que una Universidad que aspire a ser competitiva no debe hacer. Fué a mediados de los ochenta cuando se empezaron a crear plazas de catedrático a medida para colocar al fulanito de tal. Pero el cáncer está en esa juventud aborregada que traga con lo que le echen.

Decentes dijo...

De acuerdo con vosotros,la Universidad española tiene que tener un canbio radical en su estructura si de verdad queremos "pasearnos" por Europa.

Biol,comparto tu pesimismo pero hay que intentar ese cambio empezando por lo legislativo.

Saludos

Anónimo dijo...

Soy estudiante de universidad publica y vivo de cerca todo sobre lo que hablais. A Biol le digo que la 'juventud aborregada' de la que habla no es mas que una generalizacion, y el problema es mucho mas profundo. Decentes dice que el cambio tendria que empezar por lo legislativo y, aunque en parte es cierto, mejor deberia empezar por motivar el interes de los alumnos por lo que estudian empezando por una buena educacion de los padres y una buena enseñanza de los profesores de colegios e institutos. No podemos hacer una ley, pero podemos educar a nuestros hijos.
Sigo con la frase de Biol (no es nada personal), que dice "que traga con lo que le echen". No es cierto por ningun lado. Nosotros los estudiantes no podemos pararnos y esperar de brazos cruzados a que otros legislen, cambien, o nos sonrian mientras dan clase. Por supuesto que nos preocupa la calidad de nuestra enseñanza, pero ante todo debemos avanzar y estudiar para vivir e independizarnos. ¿O prefieres que nos quedemos todos a nivel de bachillerato? Eso si que seria lastrar la sociedad.
En cierto sentido hay que tragar, porque no hay otra cosa, pero con la cabeza sobre los hombros y abogando siempre por una mejora de la calidad.

Decentes dijo...

No te falta razon anonimo.Un universitario como regla general no solo no quiere combatir la enseñanza actual sino que no tiene capacidad de influencia sore ella.Esta claro que las responsabilidades de esta situacion hay que repartirlas entre instituciones y familia.Saludos

biol dijo...

Hace cuatro aöos que terminé mis estudios universitarios, asi que me acuerdo muy bien de lo que era la Universidad. Y la gente sí que traga con lo que le echen, porque cuando había abusos, siempre éramos los cuatro de siempre los dispuestos a dar la cara. El problema es que precisamente la gente se cruza de brazos y espera a que la legislen. Nadie va a venir a sacar las castaöas del fuego, porque es uno mismo el que se las tiene que sacar y de esto la gente no se entera.
Las asociaciones de estudiantes son en su mayoría pre-políticos y los estudiantes no se ocupan de la calidad de la enseöanza, sino del aprobado general. Y si les dan el título gratis, pues vale. Pero el problema viene cuando vas con tu título a pedir trabajo al norte de los Pirineos y lo consideran al mismo nivel que al de un turco: y yo lo he vivido.
Un ejemplo: en otros países (Polonia, Noruega, Alemania...) el título viene además de en el idioma oficial, en Inglés y/o Francés. Aquí, debes pedir que una traductora oficial te haga la traducción al idioma que deseas. Pero cuando la empresa ve que tu Universidad no te da oficialmente la traducción(por lo menos al Inglés), te mira como que vienes de un país africano.

Si centro en la juventud mis críticas es porque somos los que podemos cambiar las cosas. De los catedráticos chupópteros, no espero nada.