martes, 12 de junio de 2007

LA DERECHA NO ACEPTA EL MULTICULTURALISMO

La izquierda sostiene la tesis de que en la sociedad universal en la que nos encontramos han de respetarse y aceptar como válidas las propuestas de una u otra cultura, para ella donde caben los derechos humanos cabe la ablación de clítoris.

Esta idea de la izquierda se funda en la abominación que la misma tiene de valores e ideas con validez universal como la democracia, el Estado de Derecho o la libertad individual y nos explica que la misma llegue a aceptar o justificar la guerra santa del Islam, el régimen totalitario de Hugo Chavez o la falta de democracia en países del tercer mundo.

Pero para defender estas tesis hay que buscarse un enemigo y siendo poco original lo encuentra en EE.UU, que dicen, representa el uniformismo, el pensamiento único. Los gobiernos americanos han convertido barbaridades y aciertos pero nadie puede negarles el tener la Constitución democrática más antigüa del mundo y cuenta entre sus méritos haber dado carta de naturaleza en sus textos legales y en su vida cotidiana a algunos de aquellos valores fundamentales y universales. A la izquierda le molesta el liberalismo, la libre economía de mercado, la separación de poderes, la libertad individual, el orden público y a todo esto lo llaman EE.UU como operación de distracción.

Como señala, el gran sociólogo Amando de Miguel: "la izquierda se ha quedado sin modelo "positivo" después del derrumbamiento del socialismo real de la Unión Soviética y ahora solo la queda el modelo negativo de EE.UU".

3 comentarios:

HartosdeZPorky dijo...

La izmierda no acepta nada que no sea su propia podredumbre.

gutiforever dijo...

Yo hago mias las palbras de Arturo Perez Reverte en un artículo sobre este asunto:
"Occidente es débil e inmoral, y los vamos a reventar con sus propias contradicciones. Frente a eso, la única táctica defensiva, siempre y cuando uno quiera defenderse, es la firmeza y las cosas claras. Usted viene aquí, trabaja y vive. Vale. Pero no llame puta a mi hija –ni a la suya– porque use minifalda, ni lapide a mi mujer –ni a la suya– porque se líe con el del butano. Aquí respeta usted las reglas o se va a tomar por saco. Hace tiempo, los Reyes Católicos hicieron lo que su tiempo aconsejaba: el que no trague, fuera. Hoy eso es imposible, por suerte para la libertad que tal vez nos destruya, y por desgracia para esta contradictoria y cobarde Europa, sentenciada por el curso implacable de una Historia en la que, pese a los cuentos de hadas que vocea tanto cantamañanas –vayan a las bibliotecas y léanlo, imbéciles– sólo los fuertes vencen, y sobreviven. Por eso los chicos de la pancarta de Londres y sus primos de la otra orilla van a ganar, y lo saben. Tienen fe, tienen hambre, tienen desesperación, tienen los cojones en su sitio. Y nos han calado bien. Conocen el cáncer. Les basta observar la escalofriante sonrisa de las ratas dispuestas a congraciarse con el verdugo."

Decentes dijo...

Esta claro que nuestra sociedad sera una u otra en funcion de la dejacion de funciones que hagamos en el ejercicio e imposicion de los valores y principios de Occidente.Saludos