miércoles, 11 de junio de 2008

ESTA ESPAÑA NUESTRA

La huelga de los transportistas-delincuentes sigue su curso y ya con un muerto a cuestas. No parece tener un fin cercano y ya se empieza a notar el desabastecimiento de combustible y víveres. Ante la realidad, el golpista en un ejercicio de cobarde miseria se parapeta en Rugalcaba que sólo acierta a decir que todo va a volver a la normalidad cuando el salvajismo de los huelguistas va in crescendo. Pero la huelga de los transportistas, probablemente sea el inicio de más huelgas de otros sectores y de una huelga general. Los vividores Cándido y Fidalgo se verán obligados a hacerla por las reivindicaciones de sus representados.


El panorama pinta mal y recuerda a las previas del enfrentamiento civil pasado. Pero hoy queda descartado éste por la existencia, en la actualidad, de una clase media creada por el dictador que es la base de nuestro sistema y que empuja esta "democracia" y sobre todo, por el fútbol: la huelga y la crisis económica seguirán pero el sábado todo español viviente estará viendo a la bautizada por Prisa, como LA ROJA.

4 comentarios:

H dijo...

Es que en el fondo todos somos muy rojos...

Gonover dijo...

Lo de la Plaza Roja...para nota.

El Espantapájaros dijo...

Ya hemos visto cómo los piquetes coactivos, que no informativos, han pisoteado el derecho al trabajo de muchos y la libre circulación de personas y mercancías casi con impunidad, frente a un Gobierno que ha tardado en reaccionar y que no ha dado, de nuevo, la talla.

Muy bueno, por cierto, el apunte de La Roja. Los progresistas sólo permiten alguna exaltación de España en acontecimientos deportivos, pero siempre que saquen algún provecho. En este caso, vemos un doble significado, político y también comercial, de publicidad descarada, pues Cuatro, que emite los partidos, tiene como color corporativo el rojo. Además, hay que fijarse en uno de sus lemas de combate para la Selección: "Sí podemos". O sea, el mismo que el de Hussein Obama en su carrera hacia la Casa Blanca. Estos progresistas no dan puntada sin hilo.

Pere dijo...

La huelga sigue los precios por la nubes!